Las limpiezas químicas consisten habitualmente en la recirculación de un compuesto químico en disolución, con control de temperatura y una velocidad establecida, a través del equipo, la línea o la superficie que hay que limpiar.

Mediante los equipos de bombeo de limpiezas químicas, pueden realizarse limpiezas de esta índole en equipos e instalaciones industriales tales como:

INSTALACIONES INDUSTRIALES:

  • Refinerías
  • Petroquímicas
  • Oleoductos
  • Gasoductos

EQUIPOS:

  • Esferas
  • Tanques
  • Hornos
  • Calderas de vapor
  • Intercambiadores
  • Reactores
  • Ciclones
  • Compresores
  • Líneas de tubería

Así como en recipientes en general que podemos encontrar en las instalaciones industriales mencionadas.

Las labores que pueden efectuarse sobre estos equipos son, básicamente:

PREOPERACIONALES: En trabajos de montaje de tubería, equipos industriales, recipientes tanto de acero inoxidable como de acero al carbono, es necesario el arrastre de polvo, suciedad, restos de soldadura, etc.

Y de MANTENIMIENTO: Como por ejemplo la limpieza de circuitos de agua de refrigeración para desincrustar los sedimentos que se van solidificando en las paredes de la tubería. La eficacia de una limpieza química frente a otros procedimientos se fundamenta en las ventajas derivadas de la reducción del tiempo de ejecución, la simplicidad del proceso y el amplio alcance.

Ejemplo gráfico de un tramo de tubería en un Terminal Portuario, “el antes y el después”: